9 ene. 2018

CONCURSO DE COMICS OMP

Nota de prensa 8/01/2018:

Fallo del Jurado, reunido esta mañana en Obras Misionales Pontificias España
Los niños misioneros se atreven con el cómic.
Miles de niños de 6 a 12 años han participado en el concurso nacional de cómics de Infancia Misionera, desde 48 diócesis españolas. El Jurado, presidido por el crítico de cómics Héctor G. Olarte, ha elegido hoy a los ganadores, de la diócesis de Albacete-en la categoría de los pequeños- y de Pamplona -en la categoría de los mayores-. Los premios se entregarán el sábado 27 de enero, víspera de la Jornada de Infancia Misionera, en Micrópolix, la ciudad de los niños de San Sebastián de los Reyes.

3 ene. 2018

jornada de los Catequistas Nativos y del IEME

La jornada del Catequista Nativo y del IEME está encomendada al Instituto Español de Misiones Extranjeras.
El IEME está formado por clero diocesano de diferentes diócesis para llevar cabo la Misión de la Iglesia. Tiene encomendado animar a la Iglesia diocesana en la responsabilidad de todas las iglesias particulares por la Misión ad gentes.
 Es una campaña orientada a que nos demos cuenta de que hay muchos laicos misioneros en países de misión in­ser­tos en co­mu­ni­da­des mi­sio­ne­ras que no son autosuficientes y que necesitan de nuestro apoyo y de nuestra oración para realizar la tarea evangelizadora con la que se han comprometido.
 Se les lla­ma por dis­tin­to nom­bre, de­le­ga­dos de la Pa­la­bra, ca­te­quis­tas o lí­de­res de co­mu­ni­da­des. Son gran­des pro­ta­go­nis­tas de la Mi­sión sin pre­ten­der­lo.  Los an­cia­nos y en­fer­mos son vi­si­ta­dos y se ora con ellos en sus ca­sas, los ni­ños y jó­ve­nes tie­nen su ca­te­que­sis, los res­pon­sa­bles se reúnen para pre­pa­rar la ce­le­bra­ción si­guien­te y para dar se­gui­mien­to a las ta­reas de la co­mu­ni­dad.
Son ellos (ca­te­quis­tas o de­le­ga­dos de la Pa­la­bra los que cui­dan y ga­ran­ti­zan día a día la mar­cha de la co­mu­ni­dad. Cuan­do hay oca­sión de la pre­sen­cia del sa­cer­do­te se tie­ne la eu­ca­ris­tía, los bau­tis­mos y las bo­das, si las hay. Y el aire de fies­ta es aún ma­yor ese día.
La igle­sia en los lu­ga­res de mi­sión gas­ta sus prin­ci­pa­les ener­gías en for­mar res­pon­sa­bles de las co­mu­ni­da­des (ca­te­quis­tas o de­le­ga­dos de la Pa­la­bra); los reúne una o dos ve­ces al año para ca­pa­ci­tar­los en cur­sos y ta­lle­res y les acom­pa­ña en su vida de fe. Ellos son cris­tia­nos adul­tos y ejem­plo de fe y de vida cre­yen­te son: ¡Crea­do­res de Co­mu­ni­dad!

Debemos interrogarnos sobre qué podemos hacer nosotros, donde está nuestro corazón y nuestras actitudes para incluir en nuestro día a día la Misión que Dios nos ha encomendado.

25 dic. 2017

Están entre nosotros y no los vemos, los catequistas, esas personas muchas veces mayores, pendientes de la formación religiosa de nuestros niños y jóvenes, pues es a ellos a quien se dirigen sus esfuerzos prioritariamente, en una tarea pocas veces reconocida o valorada e ingrata en ocasiones.
¿Qué podemos decir entonces de los catequistas o delegados de la Palabra que realizan su tarea evangelizadora en los países de misión? Ellos cuidan y garantizan día a día la marcha de toda una comunidad, niños y adultos. El sacerdote va cuando puede, a veces una vez al año nada más y tiene la eucaristía, los bautismos y las bodas el resto del año son ellos, los catequistas los que mantienen vivas las comunidades.
“La iglesia en los lugares de misión gasta sus principales energías en formar responsables de las comunidades (catequistas o delegados de la Palabra); los reúne una o dos veces al año para capacitarlos en cursos y talleres y les acompaña en su vida de fe. Ellos son cristianos adultos y ejemplo de fe y de vida creyente: ¡CATEQUISTAS CREADORES DE COMUNIDAD! “
COLABORANDO CON ELLOS COLABORAS A QUE EL EVANGELIO SE EXTIENDA POR EL MUNDO TAL Y COMO JESUCRISTO NOS PIDIÓ.

18 dic. 2017

SEMBRADORES DE ESTRELLAS

OMP Madrid. En los días previos a Navidad se celebra Sembradores de Estrellas, una actividad en la que participan miles de niños en toda España. Además de dar voz a los misioneros y regalar en su nombre estrellas adhesivas por las calles, los niños aprenden el sentido profundo de la Navidad, alejado del consumismo de estas fechas. Esta iniciativa nacida en Madrid hace 40 años, cuenta con la presencia de muchos obispos que acompañan a los niños. Además, ha sido asumida por algunos misioneros españoles, que lo celebran más allá de nuestras fronteras.
La idea es única, pero en cada diócesis se desarrolla con creatividad. En Badajoz a la celebración del envío, se unirá una representación teatral. En Orense, los niños formarán una estrella humana en la Plaza Mayor. En Zamora, los niños posarán ante un photocall felicitando la Navidad a los misioneros zamoranos. "Lo importante", señalan desde la Delegación de Misiones de Madrid, "es recordar a los misioneros que hacen posible la Navidad en tantos sitios del mundo llevando el Mensaje de Jesús".

En la diócesis de Astorga, el eco de esta actividad es escaso aunque en Ponferrada hace ya muchos años que los colegios "Espíritu Santo" y " La Asunción" al que se ha sumado en los últimos años "San Ignacio" y niños de las parroquias de Flores del Sil y San Ignacio siembran de estrellas la ciudad y, en el caso de los niños de La Asunción visitan también la residencia de ancianos de Flores del Sil. Este año ya se ha realizado, han acudido mas de cien niños. 
También algunos pueblos se suman desde las parroquias, ojalá cada año sean más.

15 dic. 2017

Obispo de Dapaong, Togo

Es algo que tenemos que aclarar a menudo cuando nos dicen que la función de las delegaciones de misiones y de Obras Misionales Pontificias es ayudar a los misioneros a evangelizar y "nada más". Jesucristo evangelizaba y repartía pan y pescado. Evangelización y Caridad están unidos siempre. Estas palabras del obispo de Dapaong son la mejor muestra de lo que siempre hemos dicho, y la prueba de que la Iglesia tiene un sitio destacado para sus jóvenes. 
(Foto de Roberto Pestaña que en la actualidad se encuentra en Lomé - Togo)

OMPRESS-TOGO
“No se puede evangelizar sin más al que tiene hambre, al que tiene sed, al que está enfermo”
Mons. Dominique Banlène Guigbile, obispo de Dapaong, Togo, visitaba ayer la dirección nacional de las Obras Misionales Pontificias para agradecer el apoyo que recibe su diócesis de esta institución pontificia. Desde que se creara esta diócesis en 1960 – en aquel entonces como Prefectura Apostólica de Dapango – cada año las Obras Misionales Pontificias han enviado aportaciones tanto para el sostenimiento de la diócesis como para proyectos de todo tipo desde construcción de iglesias a pozos, pasando por ayudas a la infancia y a los seminaristas locales. Todo ello fruto de la generosidad de los católicos de todo el mundo con la Obra de la Propagación de la Fe – el DOMUND –, la de Infancia Misionera y la Obra de San Pedro Apóstol para las vocaciones en países de misión.
Mons. Guigbile ha compartido los desafíos que afronta a día de hoy su diócesis, en la zona más al norte de este pequeño y alargado país de África occidental. Una región de sabana, frontera con Burkina Faso.
Recordaba el obispo de Dapaong, que los obispos que le precedieron tuvieron que afrontar lo más urgente. Es un lugar pobre, y, por eso, como decía el primer obispo de Dapaong: “no se puede evangelizar sin más al que tiene hambre, al que tiene sed, al que está enfermo, al que no tiene acceso a la educación… sin afrontar estas necesidades”. Por eso, gran parte de la labor de la Iglesia ha sido la de crear escuelas, dispensario, pozos, centros de aprendizaje laboral para jóvenes.
Hoy la Iglesia de Dapaong está en un momento de transición. Está pasando de ser una Iglesia de misión a una Iglesia local. Agradecía por eso la labor del Instituto Español de Misiones Extranjeras, cuyos misioneros han dado verdaderamente su vida en Togo. Hoy ellos han terminado su misión y son los sacerdotes locales, las religiosas locales y los catequistas los que continúan su misión de evangelización y desarrollo. Por eso, el primer desafío que tiene la diócesis es encontrar los medios materiales para continuar con su misión de evangelización ya en manos de los fieles de Dapaong.
Contaba Mons. Guigbile, que en África, en general, y en Togo también, la mayor parte de la población es joven. Pero el porcentaje de jóvenes es incluso mayor en la Iglesia que en la población en general. El 53% de la población de Dapaong sigue las religiones tradicionales, pero son los jóvenes los que se acercan a la Iglesia, los que tras el catecumenado, un verdadero camino de fe, reciben el bautismo. El segundo desafío, por tanto, es organizar una sólida pastoral juvenil. Cada año, la diócesis adopta un lema que centra y aúna toda su labor. El de este año, precisamente es: “La Iglesia a la escucha de los jóvenes, los jóvenes al servicio de la Iglesia”. Será una oportunidad para reflexionar, trabajar y “escuchar” las propuestas de los jóvenes, que son mayoría en la Iglesia de Dapaong.
El tercer gran desafío, señalaba el obispo, el diálogo interreligioso. En Dapaong se vive en armonía y, sobre todo, entre católicos y musulmanes la relación es excelente. En las grandes fiestas cristianas, como Navidad y Pascua, el imán principal escribe una carta de felicitación a los cristianos. Lo mismo hace el obispo cuando llega el Ramadán y otras fiestas musulmanas. Mons. Guigbile explica que hay que mantener esta armonía, porque, como dice bromeando el imán de Dapaong, “aunque tenemos madres distintas, somos hermanos, hijos de un mismo padre, que es Dios”.

11 dic. 2017

P. Buenaventura Folgado González. D. E.P

Nos vais a permitir que demos una noticia con retraso. Probablemente muchos de vosotros conoceríais la noticia ya, pero en esta delegación nos hemos enterado hoy....
El 9 de junio falleció el P. Buenaventura Folgado González. Para los que no le conocisteis él era misionero. Llegó a ser canónigo de la Basílica Catedral de Arequipa, Perú.
Después de diez años de luchar contra la enfermedad (un ataque cerebro vascular ) que lo había dejado postrado en cama, entregó su alma al Señor.
El P. Ventura había nacido en 1925 en Abejera de Tábara, Zamora. Era misionero de la diócesis de Astorga. Había sido ordenado sacerdote el 21 de diciembre de 1949. Durante 68 años estuvo al servicio de la Iglesia y 50 de ellos como misionero en Arequipa.
Al padre Buenaventura lo quisieron trasladar a Lima por su delicado estado de salud, y fue entonces cuando notaron que su carnet de extranjero llevaba 40 años sin ser renovado, el sacerdote ya no pensaba en volver a España. Él supo amar a Dios sobre todas las cosas y darlo todo en el servicio al prójimo y a su Misión . D. E.P.

20 nov. 2017

GRUPOS DE CÁRITAS - MISIÓN o el compromiso de los laicos



Desde hace más de diez años, la delegación de misiones de Astorga vio la necesidad de que los laicos tuvieran una presencia activa y corresponsable con la jerarquía de la Iglesia en todos los ámbitos. Por esta razón se crearon grupos de “Cáritas y misión”, grupos formados por sacerdotes, religiosos y laicos dispuestos a salir al encuentro de Cristo en nuestros entornos, laicos formados y comprometidos con la caridad, la misión, la catequesis y la formación cristiana integral.
Se crearon grupos en O Barco, A Rúa, Ponferrada, Faramontanos de Tábara, Torre del Bierzo, Molinaseca y Campo, San Miguel de las Dueñas…aunque actualmente son algunos menos. En ellos, sus miembros además de preocuparse en formarse cristianamente han ejercido la caridad en sus entornos y en el exterior, apadrinando proyectos tanto en América como en África
Este último sábado, 18 de noviembre, los grupos se han reunido en San Miguel de las Dueñas en un encuentro solidario y fraternal. Se reflexionó sobre la misión cristiana del compartir y el acompañamiento, siendo caminantes con Jesús en el camino de Emaús.
Queremos rendir un homenaje de agradecimiento a todos estos grupos parroquiales de Caritas y Misión que han trabajado con tanto entusiasmo en favor de estos proyectos. También extendemos nuestro agradecimiento a todas aquellas personas que de una manera anónima han contribuido con sus donativos a su realización.
Han sido muchas las personas que se han dejado interpelar por las necesidades de tantos hermanos nuestros que carecen de lo más elemental: Comida, agua potable, escuelas, atención sanitaria, acogida… … Todas han comprendido que la mejor manera de ayudar es organizándose. También han experimentado que compartir y trabajar juntos por un ideal, proporciona muchas satisfacciones y al final se acaba recibiendo más de lo que se da. Os invitamos a aquellos que tenéis inquietudes cristianas caritativas y misioneras a que os suméis a estos grupos, toda ayuda es poca. Gracias a todos.

6 nov. 2017

Concurso de Cómic “Atrévete a ser misionero”

OMPRESS-MADRID (31-10-17) 
Las Obras Misionales Pontificias y el Secretariado de Infancia Misionera han puesto en marcha el Concurso de Cómic “Atrévete a ser misionero”. Un concurso dirigido a niños de 6 a 9 años (categoría A) y de 10 a 12 años (categoría B).
Se trata de reflejar a través de un cómic, el lema de Infancia Misionera de ete año “Atrévete a ser misionero”, un trabajo que deben presentar, antes del 30 de noviembre a su delegación de Misiones correspondiente, en un formato A4, y con un mínimo de cuatro viñetas.
Una vez recibidos todos los cómics habrá una selección de finalistas y el 8 de enero se harán públicos los ganadores en la página web de las Obras Misionales Pontificias.
El premio para el ganador de cada categoría será un iPad y, además, podrá ver su cómic publicado en la revista GESTO.
Las bases oficiales del concurso se pueden consultar en













15 oct. 2017

Luz Casal, pregonera del DOMUND 2017

OMPRESS - SANTIAGO DE COMPOSTELA
La cantante Luz Casal ha sido la pregonera del DOMUND 2017. El acto tuvo lugar el pasado miércoles en la catedral de Santiago de Compostela, con la presencia del arzobispo Mons. Julián Barrio. Con un pregón escrito como si de una canción se tratara, la cantante destacó el trabajo de los misioneros, quienes, más allá de su propio interés, van a los lugares más difíciles. Allí, con pequeños gestos, llenan el mundo de belleza. Luz Casal reiteró la necesidad de volver a retomar los conceptos cristianos de caridad y misericordia.
En su intervención Luz Casal recordó cómo de niña le hablaron del Domund en el colegio. Las hermanas Doroteas pusieron un documental, y les explicaron el significado de la caridad y la misericordia: “Esa lección fomentó en aquel grupo de niñas nuestra futura disposición a echar una mano al necesitado”.
Luz Casal explicó cómo en la actualidad esos conceptos que le enseñaron de niña han perdido su significado, y los hombres y mujeres vivimos anestesiados ante el dolor del hombre. La cantante gallega hizo un llamamiento a dedicar a los necesitados “unos minutos, como esos que algunos dedicamos a nuestros abdominales y glúteos; u ofrecer un donativo que no supondrá un gasto mayor que el de comprar un botecito de crema antiarrugas o una hidratante de manos”.
Dedicó una parte del pregón a valorar el trabajo de los misioneros, que muestran que su entrega va más allá de la solidaridad. “Sin patrias ni banderas, abandonan su proyecto de vida propia, su propio interés. Héroes anónimos, que en sus viajes al infierno acaban por alcanzar el cielo al juntar con ternura sus manos a otras manos”. Es el ejemplo de los 13.000 misioneros españoles, que cruzan el planeta para llevar esperanza y dignidad donde no las hay. “En estos casi cien años de celebración del Domund la labor de los misioneros está rodeada de silencio, y aún así no falta la alegría en su misión”, señaló.
La cantante gallega habló además de que hay que volver a recordar la historia de nuestro país que abrió las puertas a la evangelización, y a no dar la espalda al trabajo espiritual. “Tenemos confianza en la ciencia, en la razón, en la cultura, en el poder que da el progreso desde el siglo XVIII, pero esto no debiera impedirnos creer en la misericordia que llega a través de la fe”. Y recordó a todas las personas e instituciones que ha conocido en su trayectoria profesional, a todos aquellos que intentan frenar el mal del mundo, entre ellas, las Obras Misionales Pontificias. “Para que triunfe el mal, lo único necesario es que las personas buenas no hagan nada por evitarlo”, y dijo que ante los problemas, o se espera a que alguien los solucione, o se pone uno en marcha para solucionarlos. “Esta última opción es la que habéis elegido los misioneros, religiosos y seglares”.
Por último, Luz Casal afirmó que, al colaborar con las buenas causas, uno se siente bien. “Por eso yo creo que la colaboración solidaria debería estar siempre de moda".
El estribillo que repitió durante el pregón fue: “La belleza que provocan los pequeños gestos humanitarios regenera el mundo, y el amor lo salva”. Y la coda con la que terminó: “Gracias a todos los misioneros presentes por enseñarnos con sus obras que el más insignificante acto de amor puede abrazar a la humanidad herida”.
Texto íntegro del Pregón: https://www.omp.es/pregon-del-domund-2017/

5 oct. 2017

La misión en el corazón de la fe cristiana. Mons Juan Antonio Menéndez

El Santo Padre nos ha propuesto como lema para la celebración de la Jornada anual de las Misiones: “La misión en el corazón de la fe cristiana”. Quiere que caigamos en la cuenta de que la fe nos mueve siempre a un compromiso misionero. Nadie guarda para sí una buena noticia sino que la proclama por los altavoces más potentes. Quienes hemos descubierto que Cristo vive porque ha resucitado de entre los muertos y nos acompaña en nuestro caminar para llevarnos, con la ayuda de la gracia, por el camino que conduce a la gloria de Dios nuestro Padre, sentimos el deber de comunicar a los demás esta buena noticia para que también ellos puedan gozar de la esperanza.
El corazón de la fe cristiana es el amor: Santiago escribe en su carta: “¿De qué le sirve a uno, hermanos míos, decir que tiene fe, si no tiene obras? ¿Podrá acaso salvarlo esa fe? Si un hermano o una hermana andan desnudos y faltos del alimento diario y uno de vosotros les dice: “Id en paz, abrigaos y saciaos” pero no les da lo necesario para el cuerpo, ¿de qué sirve? Así es también la fe: si no tiene obras, está muerta por dentro” (Sant 2, 14-18).
Los misioneros y misioneras esparcidos por todo el mundo llevan a todos los rincones de la tierra el amor misericordioso de Dios. A través de sus obras apostólicas, caritativas y misioneras el Señor se hace presente en la vida de muchos hombres y mujeres y experimentan en su interior la fuerza del amor divino que los reconcilia con Él, con los demás y consigo mismos. No hay oficio más hermoso en este mundo que el de ser portador de amor al prójimo. Por eso el trabajo de los misioneros es reconocido por todos, incluso por aquellos que están alejados de la fe y de la Iglesia. Si esto es así debemos preguntarnos ¿por qué en estos momentos tenemos tan pocas vocaciones misioneras? ¿Por qué los jóvenes cristianos no se sienten llamados a entregar la fe a los que no la conocen como lo hicieron en otras épocas de la historia?
La razón última que puede explicar esta situación es la falta de fe. En occidente se ha debilitado la fe cristiana hasta tal punto que no tiene el vigor ni la fuerza que tuvo en otras épocas de la historia, incluso reciente. Por eso, la Jornada mundial de las Misiones nos invita a interrogarnos por la fortaleza de nuestra fe. La sociedad del consumo, del individualismo a ultranza, del bienestar sólo material provoca en nosotros un sopor misionero. En el mensaje, el Santo Padre insiste, una vez más, en la necesidad de despertar de nuestro letargo espiritual y fortalecer la fe para que se fortalezcan y abunden las vocaciones misioneras. Es una llamada que dirige de modo particular a los jóvenes: “Los jóvenes son la esperanza de la misión. La persona de Jesús y la Buena Nueva proclamada por él siguen fascinando a muchos jóvenes. Ellos buscan caminos en los que poner en práctica el valor y los impulsos del corazón al servicio de la humanidad. «Son muchos los jóvenes que se solidarizan ante los males del mundo y se embarcan en diversas formas de militancia y voluntariado [...]. ¡Qué bueno es que los jóvenes sean “callejeros de la fe”, felices de llevar a Jesucristo a cada esquina, a cada plaza, a cada rincón de la tierra!”.
¡Cuánto desearía que animados por nuestra Delegación de Misiones se creara en la Diócesis un espacio para la Juventud misionera! Hoy el joven tiene una mentalidad más abierta respecto al mundo y no le importa salir de su familia y su entorno para ir a otro lugar a trabajar o fundar una familia. ¿Por qué no a los países de misión donde pueden hacer tanto bien? También aquí tenemos que comenzar la misión ad gentes con aquellos que no conocen a Cristo y que se han establecido entre nosotros. El mejor bien que podemos ofrecerles es nuestra fe y nuestro corazón.
Renovemos en esta Jornada Mundial de las Misiones (DOMUND) nuestra fe en el Señor y nuestro compromiso por el anuncio del el evangelio. Renovemos nuestra confianza en la fuerza transformadora del evangelio porque, como nos recuerda el Papa, “La misión de la Iglesia, destinada a todas las personas de buena voluntad, está fundada sobre la fuerza transformadora del Evangelio. El Evangelio es la Buena Nueva que trae consigo una alegría contagiosa, porque contiene y ofrece una vida nueva: la de Cristo resucitado, el cual, comunicando su Espíritu dador de vida, se convierte en Camino, Verdad y Vida por nosotros.
Colaboremos generosamente con esta Jornada Misionera, no sólo compartiendo nuestros bienes sino ofreciendo también nuestra fe a quien no la tiene.
Con mi afecto y bendición.


† Juan Antonio, obispo de Astorga 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...