18 dic. 2012

Espiritualidad navideña

Hemos recibido de Ricardo Aparicio, uno de nuestros misioneros en Argentina, un correo con un par de textos, nos han gustado tanto que no hemos dudado en compartirlo con todos nuestros amigos a través de este blog.

Uno de los textos lo titula:  Espiritualidad bíblica y puedes leerlo completo pulsando aquí. Incluye un relato precioso, una auténtica paráblola de la Navidad en la que de alguna manera podemos vernos reflejados.
“La Palabra de Dios se hizo carne, y puso su carpa en nuestro campamento”. Como uno de tantos. Sin privilegios. Con los mismos riesgos en la vida que cualquiera de nosotros. Asumiendo las debilidades y los dolores da cada uno de nosotros. Estamos acostumbrados a verlo y adorarlo en el pesebre. Y es lindo y es tierno. Pero ¡qué difícil nos resulta verlo y reconocerlo en los hermanos que sufren y mendigan!

El otro texto lleva el título: NAVIDAD CRISTIANA-NAVIDAD PAGANA que igualmente puedes leerlo pulsando aquí. Ya podéis imaginar que trata de ahondar en las características de esta fiesta que se ha hecho universal y lo hace desde la perspectiva cristiana y desde la perspectiva pagana.

Está a la puerta y nosotros estamos ya con ganas de celebrar la fiesta de Navidad. Es nuestra fiesta. Nuestra ¿de quién? ¿Es solo de los creyentes, seguidores de Jesús? ¿O es también de los que no creen? ¿Es fiesta cristiana, o es pagana? NAVIDAD se ha convertido en una palabra mayor. Es una fiesta universal. La celebra casi el mundo entero. La celebra el rico, la celebra el pobre. La celebra el patrón, la celebra el peón. La celebra el creyente, la celebra el que no cree. La celebran de distinta manera, claro está. Con distinto espíritu y con distinto entusiasmo. Con gastos desiguales, y con alegría distinta. Pero todos la celebramos.
...
¡Ojo! ¡No confundirse! Ni todos los cristianos celebramos la Navidad cristiana (también entre nosotros hay despilfarro y olvido de los solos y marginados, y hasta odios y envidias y peleas). Ni todos los que no creen celebran una navidad no cristiana. Hay mucha gente no creyente, pero honesta, compasiva y compartidora, que se alegra y comparte sanamente en estas fiestas. En familia o en grupo. También esa es una buena navidad.

Que el Niño del pesebre les bendiga.
Ricardo Aparicio

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...