28 may. 2018

Convivencia y Festival de la Infancia Misonera 2018


No fuimos muchos los que el sábado 26 nos reunimos en La Bañeza en la convivencia anual de la Infancia Misionera. Unos 85 niños y algunos adultos, poco más de cien personas representaron a la diócesis, padres, profesores, catequistas y sacerdotes. El tiempo no acompañó demasiado y hubo que “recortar” algunas actividades. Pero aun así todos nos hemos ido con el corazón ensanchado y un sentimiento de haber alcanzado nuestro objetivo.
Ese centenar de niños participaron en la celebración con seriedad pero alegres, disfrutaron de los talleres, cantaron, bailaron y alabaron a Jesús.
Esta nota es para agradecer a nuestras anfitrionas, las religiosas de “Ciudad Misioneras”, su testimonio, su ejemplo, las puertas abiertas de su casa, los bombones que regalaron a niños y adultos…en fin, su generosidad.También a los asistentes, profesores, alumnos y padres del colegio diocesano “ Pablo VI”, con el apoyo inestimable de su director, José Manuel Carrasco, quien fue un gran acompañante a la guitarra y el mejor “técnico de sonido”. A los niños, párroco y profesora de la parroquia y el C. P “ Flores del Sil”, a Don Pedro Centeno acompañado de padres y niños de Sta Marta, Camarzana y Junquera de Tera, a las parroquias de Fabero y Vega con Don Avelino a la cabeza, a la representación de Fuentes Nuevas y Páramo con su maestra, Inma, que preparó un precioso taller de postales misioneras para todos, y por último a los profesores, padres y alumnos del colegio “Espíritu Santo” con Noemí como “maestra de ceremonias” haciendo disfrutar a los niños con sus canciones y juegos.
Fue un festival entre amigos, entregamos los diplomas de los finalistas del concurso de comics diocesano, cantamos, bailamos y disfrutamos… todos.
Hasta el año que viene en el que seguiremos rezando a Jesús para que muchos más se sumen a esta actividad. Este próximo curso empezaremos con un cuatrienio centrado en la infancia de Jesús..., "el plan quiere llevar a los niños a identificarse con Jesús niño, y ser misioneros como Él. No podemos desaprovechar la oportunidad de hacer que los niños conozcan mejor lo que significa ser cristiano, misionero, apóstol y un niño de Dios y como Dios quiere que sean".
Sabemos que nuestra misión no es fácil, abrir el corazón de nuestros niños a otros niños que están a su lado, mirarles con ojos de hermano, hacerles sensibles a lo que les rodea y estar dispuestos a ayudar a quien lo necesite: sus compañeros de colegio, sus vecinos o los niños de otras partes del mundo… hacerlos protagonistas de la misión en sus propios ambientes. Debería ser labor de todos los cristianos, pero lamentablemente no es así.
Hemos de abrir también el corazón de los adultos que hoy en día, anteponen otras actividades más mundanas a la formación cristiana de la infancia, futuro ya cercano de nuestra Iglesia. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...