18 oct. 2018

P. BASILIO MATEOS COLINAS

El P. Basilio Mateos Colinas es agustino, lleva 50 años de vida religiosa y 48 años de sacerdocio, todos ellos en las misiones de Iquitos (Perú) y siempre surcando varios ríos de la Selva de este pais.
Nació en el año 1944 en Santa Croya de Tera, diócesis de Astorga, es el menor de trece hermanos, y tiene otro hermano religioso también agustino.
Nos cuenta que fue destinado a los 3 meses de su cantamisa a las misiones de Iquitos, permaneciendo la mayoría de los años en la misión de Nauta, donde sigue actualmente como párroco. Nauta, capital de provincia tiene más de 20 mil habitantes y además, la Parroquia de Nauta comprende aproximadamente 70 pueblos, casi todos a orillas de los ríos.
¿Cuantos años lleva en Misiones y donde? Llevo 47 años en el Vicariato de Iquitos (Perú). Casi todos los años trabajando en el puesto de Misión Parroquia de Nauta (donde nace el Amazonas). Pronto voy a cumplir 50 años en la misión.

¿Que es lo primero que uno piensa cuando uno llega a un sitio nuevo como misionero?
Seguramente no en todos igual, pero en mi caso como iba a un lugar desconocido, el pensamiento fue tener fortaleza para aguantar por lo menos 3 años allí donde me destinaron y luego ya vería si regresaba o no. En paralelo me preocupaba lo que podía enseñarles y cómo enseñarles?.

¿Qué funciones desempeña en Nauta?
Actualmente soy párroco, Nauta es una ciudad de algo más de veinte mil habitantes y además de la ciudad, que es capital de Provincia, la parroquia comprende unos 70 pueblos en la ribera y en la carretera que desde hace pocos años une Nauta con Iquitos.
¿Cómo se evangeliza cuando las situaciones son difíciles?.
En la situación de nuestra parroquia, como es tan extensa en población y en extensión geográfica, y con un solo sacerdote, se entiende que la labor principal del párroco sea buscar, formar y acompañar a otros agentes pastorales, mayormente laicos, para poder llegar a todos . Y como consecuencia de esto delegar funciones, o mejor que delegar, respetar las funciones que le corresponden a los laicos por el bautismo. Es fundamental contar con equipos en los diferentes ministerios que debe haber en las parroquias.
El Párroco lo más que puede hacer es lo que no alcanzan a hacer los laicos: celebrar misa, ser animador de los demás animadores, y algunos sacramentos reservados a los sacerdotes, visitar ocasionalmente a los zonas y a los pueblos , sobre todo en las fiestas patronales y acontecimientos grandes de los pueblos. Es decir servir y acompañar a las personas y a las comunidades.
La parroquia está divida en zonas , tanto en la ciudad como en los pueblos y se quiere que cada zona tenga sus respectivos responsables pastorales, coordinados dentro de la Parroquia y dentro del plan pastoral del Vicariato de Iquitos.
Nuestra parroquia, como todas las parroquias del Vicariato de Iquitos estamos siguiendo ya desde casi 20 años el plan pastoral Nueva Imagen de Diócesis, que es una derivación del Plan “Nueva Imagen de Parroquia”.
¿Se ha sentido en algún momento desilusionado/a, con ganas de abandonar? No. Lo curioso es que así como al principio uno se siente inseguro y pensando que tal vez tenga que regresar, la experiencia mía y de otros del Vicariato es que a medida que pasan los años se siente uno más pegado a la misión y al lugar donde está situado. Es conocido que ninguno de los que hemos ido de España ha querido regresar a las Comunidades de España.
¿Qué es lo que más le sigue sorprendiendo?
Las sorpresas son constantes, porque aunque uno lleve mucho tiempo, siempre hay rasgos culturales nuevos y distancia entre la mentalidad que podemos tener los misioneros de formación occidental y las personas o gente de la selva. La interculturalidad exige estar abiertos a la novedad y a lo que nos transciende. Y estar preparados para superar dificultades de todo tipo. Muy abiertos a otras maneras de pensar y actuar para incorporar el mensaje cristiano.
¿Qué le han enseñado en la misión…?
Así como uno al principio está obsesionado por enseñar y hablar , a medida que van pasando los años descubrimos que tenemos que escuchar más y aprender de ellos . El enriquecimiento cuando se hacen bien las cosas es mutuo. Seguramente cuanto más escuchamos y aprendemos de ellos, mejor enseñamos y mejor evangelizamos .
¿Cómo es la convivencia con otras religiones?
Teniendo en cuenta que la agresividad y el proselitismo de las sectas hacia los católicos va en aumento en casi todos los espacios del Perú, y considerando que la presencia de otras religiones o iglesias cristianas formales es poca en la selva peruana, la convivencia con otras religiones no es frecuente. Por parte de los católicos en nuestro Vicariato tratamos de tener una tolerancia pacífica y ocasionalmente coincidimos en algunas cuestiones comunes como la defensa de la vida y algún cuestionamiento de tipo social. El ecumenismo es difícil porque son grupos de iglesias independientes aunque sean de tipo evangélico.
¿Qué consejo le daría a aquellas personas que se están planteando la misión?
En primer lugar no pretender llevarles nuestros estilos de vida y pensar que lo nuestro, lo occidental,   es mejor que lo de ellos . La tentación primera es querer cambiar las cosas rápido y como decía pretender enseñar. En este sentido lo primero al llegar es ver y escuchar mucho con paciencia.
En segundo lugar pensar que la misión es sobre todo acompañar, amar y servir con fe y con alegría, y con esperanza: Saber estar con ellos y cercanos a ellos , aunque no comprendamos su cultura y sus costumbres, lo cual nos va a llevar mucho tiempo. Por eso la misión de unos meses o de uno o dos años encontrará muchas limitaciones y frecuentes errores. Nunca llegamos a comprender del todo su cultura, aún desde la perspectiva intercultural. Es fundamental transmitir a Jesús (la fe cristiana), y no querer transmitirnos nosotros mismos a los demás con nuestros estilos y modos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...