6 feb. 2015

Nos dejan, pero su labor permanecerá para siempre

Tras la muerte por ébola de los misioneros Manuel García Viejo y Miguel Pajares de la Orden de San Juan de Dios, este año pasado,  nos hemos quedado con la sensación de que los medios de comunicación sólo se hacen eco del trabajo silencioso y desinteresado de los misioneros cuando estas muertes transcurren por causas violentas o inusuales.
Lamentablemente hemos de reconocer que pocas veces damos relevancia al fallecimiento de nuestros queridos misioneros por su trabajo largo y fructífero en los distintos puntos del planeta.
Es posible que no sepan que este año también fallecieron fr. Gregorio Martínez Gutierrez, misionero perteneciente a la Orden de San Agustín, natural de Castro de Cepeda, con tres hermanos también consagrados y que desarrolló sus tareas en Perú, Chile, Ecuador y España. Licenciado en teología, estudioso, biógrafo y escritor,  acabó su vida en silencio, pero su labor callada permanecerá para siempre.
También falleció este año la Hermana Maria Encina, Vicenta Amparo García Blanco, religiosa de la congregación de las Siervas del Espíritu Santo nacida en Ponferrada. De hecho fue la primera española de esta congregación y la primera en ir a misiones. Su destino fue Argentina, donde estudió magisterio y mas tarde hizo su licenciatura en Ciencias Sagradas en Roma. Regresó a Argentina ejerciendo toda su vida como profesora  en diversos centros. Ella cuenta que sintió la llamada a la vida religiosa motivada por las palabras de Jesús: "Tengo sed", y que por ello se consagró a Él. 
Durante toda su vida, estos misioneros ayudaron a muchos a conocer a Dios, y pusieron al servicio de los demás los dones que poseían. Gracias. Que descansen en Paz y que rueguen por nosotros ante Jesús.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...