19 may. 2013

Asamblea Nacional de OMP


La Asamblea Nacional de OMP está teniendo lugar en estos momentos en Madrid y acabará mañana. Reúne a todos los delegados diocesanos de misiones de España. El tema de la reflexión es el voluntariado misionero, tanto en la misión como en las diócesis. 
Cuenta  con la intervención de misioneros que voluntariamente han  entregado su vida a la misión, junto con otros testimonios misioneros sobre la liberación de la esclavitud y el servicio de la salud en la misión.
En la jornada de ayer  y tras la bienvenida del presidente de la Comisión Episcopal de Misiones, Mons. Braulio Rodríguez, Arzobispo de Toledo, y la presentación de las jornadas por parte del director nacional de OMP, Anastasio Gil García, tenía lugar la conferencia inaugural. 
En “Voluntariado al servicio de la misión”, Sonia Olea relataba su experiencia de misionera laica, como miembro de OCASHA-Cristianos con el Sur, en Chile. Año 1997, su destino: Germán Riesco, un barrio de chabolas en el que se establecieron ella y su marido, Arturo Gallego, y su hijo Asier de sólo seis meses. En ese lugar nacerían sus otros dos hijos Alejandro y Ana Eva.


Desde el corazón contó su experiencia misionera de “estar” y acompañar, en un barrio de muchísima pobreza y necesidad, donde su marido Arturo, matemático de profesión, y ella, abogada, vivieron en las mismas circunstancias que sus convecinos. Sonia explicaba su experiencia como misionera desde tres palabras: gratuidad, no sólo por no cobrar sino por el hecho de estar siempre disponible para quien llamara a la puerta; libertad; y austeridad. Sonia, activa luchadora por los derechos humanos, que pudo ver lo peor y lo mejor, que llegó a demandar a Pinochet, considera que, si la recuerdan en Germán Riesco es por haber estado cosiendo como una mujer más del lugar, sentada en una silla en la puerta de su casa, por haber orado con ellos y compartido la Palabra de Dios. Aunque hubo momentos duros en esta experiencia, Sonia y su marido consideran que este mirar al mundo con los ojos de Dios que “te fastidia la vida entera”, es la gran herencia que dejan a sus hijos. Hoy es responsable de la Campaña de Personas Sin Hogar de Caritas, un compromiso continuación de su ser misionera laica.

La segunda intervención fue el testimonio misionero del provincial de los Padres Blancos, José Morales, sobre las esclavitudes actuales en África. Fiel hijo del cardenal Lavigerie, que hace 125 años lanzaba su campaña contra la trata de esclavos en el continente, recordó que el fundador de los Padres Blancos ya era consciente de que la trata no era el único tipo de esclavitud… Desde su experiencia como misionero en Mali y su profundo conocimiento de la realidad del continente africano, habló de las poco conocidas esclavitudes que sufre África, fruto de tradiciones ancestrales: la conciencia del destino, que hace al hombre esclavo del mismo, el recurso al adivino o “marabú”, el considerar la muerte de la mujer en el parto un castigo divino, que hace que no se la pueda enterrar, la actitud ante el nacimiento de gemelos, los sacrificios humanos de albinos, el papel de los duendes buenos y malos, las mujeres y los hombres acusados injustamente de brujería… Realidades en ocasiones terribles pero que hay que tener en cuenta a la hora de llevar a cabo la evangelización.

El día concluía con la celebración de la Eucaristía en la capilla de la Conferencia Episcopal, cuyo mosaico central, obra como toda la capilla del conocido sacerdote jesuita y artista Marko Ivan Rupnik, presenta la escena misionera de la pesca milagrosa. Los peces, con los colores que representan a los cinco continentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...