29 jul. 2014

EL APOSTOLADO, MISIÓN DE TODOS

Cada día se habla más de la necesidad de que los laicos nos impliquemos en la vida de nuestras parroquias y de la Iglesia . La falta de vocaciones hace que los laicos tomen relevancia y que se necesite su compromiso en el apostolado, todos somos importantes y necesarios, ya no podemos ser meros receptores de mensajes de fe y salvación en la iglesia sino protagonistas en su actividad y gestión.
Hay muchos modos de colaborar en la misión salvadora de la Iglesia. Podemos ser ejemplo para los demás actuando siempre bien, no sólo en lo privado si no también en público; podemos intentar convencer a nuestros conocidos del camino a seguir, dando ejemplo, si te ven feliz y realizado es posible que quieran imitarte - si te ven triste, frustrado o enfadado todo el día, va a ser difícil… - .
Otra manera puede ser organizando alguna acción específica para ayudar a los demás en nombre de Dios, jornadas de convivencia, actividades para recaudar fondos para caridad, voluntariado social, yendo a misiones colaborando activamente con ellas… no es tan complicado, hoy en día, las necesidades son tan grandes que es fácil que encuentres una manera de colaborar que sea acorde a tus aptitudes.
La formación es indispensable, leer y conocer los fundamentos de nuestra fe, escuchar las palabras del Papa, leer la Biblia..., prepararte, es fundamental para poder defender y anunciar tu fe a los demás, sólo con preparación podrás divulgarla, sacar de dudas y defender tus creencias ante quien las ataca.
Es cierto que muchas veces nos encontramos con personas a las que es imposible convencer ni con palabras, ni dando ejemplo, en esos casos sólo nos queda orar por ellos y pedirle a ÉL que les ayude.

Lo que está claro es que quedándote dentro de tus muros personales, limitando tu fe a las paredes de tu iglesia, no cumplirás con el mensaje de Cristo, debes ponerte en movimiento, la oración y el sacrificio son una parte, pero no todo lo que debes y puedes hacer. Cada uno con sus intereses, cualidades y habilidades debe darlo todo, lo que dejes por hacer, nadie lo va a hacer por ti. Es el momento de que investiguemos para conocer cuales son las necesidades de la Iglesia en mi localidad y nos involucremos en acciones concretas para solucionarlas. No podemos, ni debemos esperar a que otros lo hagan por nosotros, ni podemos escudarnos en que esa no es función nuestra, si no de los curas… y sobre todo, no podemos olvidar que transmitir el Evangelio es transmitir alegría y que debe ir ligado a la práctica de la caridad, el que no lo haga así, no ha entendido el mensaje de Cristo. L.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...