3 oct. 2014

Una carta del hermano Manuel García Viejo antes de infectarse con el Ébola

OMPRESS-MADRID (2-10-14) Un par de semanas antes de que el Hermano de San Juan de Dios, el misionero Manuel García Viejo, llegara enfermo de Ébola a Madrid, donde fallecería unos días después, escribió preocupado la siguiente carta, casi premonitoria, a la delegación de misiones de Madrid:


“Gracias por vuestro recuerdo en estos momentos difíciles que vivimos, causa de tanto dolor y sufrimiento para este pequeño y humilde país de Sierra Leona. La epidemia del Ébola continua sin control, y todos los días se producen nuevos infectados y nuevas víctimas. El Gobierno ha dictado e impuesto severas y drásticas medidas con el fin de parar el brote. El Ejército ha aislado los focos principales, Kenema y Kailahum, controlando las entradas y salidas. Nuestro hospital de Lunsar está en cuarentena desde hace dos semanas.

La muerte de seis enfermeras en situaciones extrañas, una en el hospital y otras en sus pueblos, ha sido la causa que ha llevado a las autoridades sanitarias a tomar esta decisión. El día 7 de septiembre termina la cuarentena, y paulatinamente iremos reabriendo el hospital, con todas las medidas de seguridad de que disponemos. No queremos que suceda lo que pasó en Monrovia. No se puede bajar la guardia porque el Ébola mata y los errores se pagan, muchas veces, con la vida. Nosotros estamos bien, tranquilos, sin miedo, pero con mucho respeto a este letal virus. Un abrazo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...