1 oct. 2014

UNAS LETRAS AL Hno. MANOLO

Nos permitimos transcribir la acción de gracias que con motivo del funeral del H. Manuel García Viejo en su pueblo,  le dedicó D. Francisco Turrado, y que en su sencillez y franqueza nos tocó el corazón.
Querido Manolo, Saludos y perdón:
Con voz quebrada y pidiéndote permiso, te saludo desde la comunión de los santos, esa realidad que proclamamos en el Credo, y que no nos enteramos mucho de lo que significa y qué es.

Seguimos estando en comunión, pero tú ya desde la dimensión en la que todo lo ves con los ojos de Dios, sin los límites de nuestras pequeñeces, egoísmos y ruindades. Por eso quizás te sale esa sonrisa picarona y bondadosa, muy tuya, cuando ves lo que montamos con motivo de tu partida de entre nosotros. Ya sabes, hay que morir para que cantemos entonces alabanzas y bondades. Y hay que morir de Ébola, esa peste moderna que infunde tanto terror como ya lo hizo el SIDA. Porque si hubieras muerto de malaria, diarrea, gripe, pulmonía o infarto, esas enfermedades comunes tan mortíferas en Sierra Leona, pero menos mediáticas, no habría pasado nada, ni haríamos tanto ruido, ni yo habría escrito estas líneas.
Así somos los humanos, bien lo sabes tú; perdónanos porque mientras pasaste por Folgoso quizás no reparamos lo suficiente en ti, y lo que es más grave, integramos muy poco de tu manera de vivir cristiana en nuestra vida. ¡Qué fácil es hablar de ti ahora, pero qué difícil recoger los valores evangélicos que tú testimoniaste!
Tú eres un paradigma para esta cultura de guardar la vida o entregarla sólo por el negocio, el máximo beneficio y el éxito. Silencio, entrega, gratuidad, asumir la causa de los pobres, su situación y enfermedades son tu legado. Eso nos sobrepasa, por eso te miramos, guardamos silencio y oramos.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...