12 jul. 2012

ABIERTOS A LA UNIVERSALIDAD

Julio Falagán
Delegado de Misiones
El día 21 de Julio, en Hospital de Órbigo, en la Jornada DEL MISIONERO DIOCESANO, estaremos abiertos a 69 países de los cinco continentes. Esta iglesia particular de Astorga es muy rica en vocaciones misioneras ad gentes más allá de nuestras fronteras, entre otras razones porque ha sido muy rica en vocaciones a la vida religiosa y al sacerdocio. Nuestros misioneros diocesanos son como una lluvia de estrellas “veteranas” regadas por los cinco continentes. Éste es un signo también de la vitalidad cristiana que ha vivido esta diócesis empobrecida y rural, hoy demasiado castigada por el fenómeno de la despoblación.


En este día queremos recordar agradecidamente a los misioneros-as, y a sus familias. El primer efecto positivo que produce la salida de cada persona a la misión es la simpatía de su familia y de sus amigos por el lugar donde él ha ido. A partir de ese día, ese país ya no será indiferente para cada uno de ellos: escucharan con atención las noticias, hablaran con simpatía, sufrirán las contradicciones o catástrofes, siempre acompañadas de una expresión así: "Allí está mi hijo-a, mi hermano-a, mi tío-a…" El misionero siempre tiene al menos dos pueblos, dos patrias, dos casas, que comparte con los suyos aquí y allí. Sentado siempre en dos sillas. El buen misionero es sensible a todo lo que se encuentra y se deja transformar por esa realidad. Se crean lazos de empatía y simpatía. Como simple anécdota, cuando España ganó la Copa del Mundo, algunos niños nicaragüenses me llamaron y me decían: “Felicidades, padre; nosotros hicimos barra por España… queríamos que ustedes ganaran”.

Este año queremos compartir con los misioneros, con sus familias y con todos los que vais a participar, nuestra preocupación, acogida, cercanía con todos los emigrantes que hoy viven en nuestro país. Creemos que es en conjunto el colectivo más empobrecido, más golpeado por la crisis y muy cuestionado por muchos planteamientos economicistas y populistas. Si los necesitamos ¡que bien! Si no, nos sale la vena de nacionalismo miope e interesado, y se nos escapa: "¡pero sino no hay trabajo para los españoles…". Por eso la mañana la dedicaremos a reflexionar y ver nuevos planteamientos pastorales que nos iluminen para acompañar la emigración, aquí y ahora. Muchas de las personas con las que compartíamos la Palabra de Dios en sus lugares de origen hoy están entre nosotros, son nuestros vecinos, nuestros empleados.

Creo que el mayor movimiento misionero mundial -de todas las religiones- en este momento son los emigrantes. Un síntoma de sensibilidad y espíritu misionero hoy y aquí, es el respeto, la simpatía y la cercanía con los emigrantes, sin mirar la religión que profesan o la cultura de la que provienen. Son un desafío y una oportunidad para nuestras iglesias locales.

Queremos invitaros a todos los que podáis participar en esta celebración. Misioneros-as que estáis de vacaciones o regresados, familiares, sacerdotes diocesanos, religiosos-as, a los miembros de los grupos misioneros, a los grupos de cáritas-misión, a todos los laicos, que sientan simpatía por la dimensión misionera, a los jóvenes que les ronde la idea de salir… a las comunidades religiosas de otros países que están trabajando en nuestra diócesis. Es un día de reflexión, de fiesta, de agradecimiento, de oración y de esperanza. Aprovechamos para cargar las pilas y soñar que “otro mundo es posible”, porque semilla de liberación caída y fecundada en la tierra, dará su fruto: aquí, allá y más allá de nuestras fronteras.



Julio Falagán
Delegado de Misiones

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...