18 oct. 2016

Pilar Rahola: El Evangelio, herramienta transgresora y revolucionaria

 La periodista Pilar Rahola ha defendido el trabajo de evangelización y de caridad que llevan adelante los misioneros en el mundo.
OMPRESS-BARCELONA (17-10-16) La periodista Pilar Rahola ha defendido el trabajo de evangelización y de caridad que llevan adelante los misioneros en el mundo. Ha sido en el pregón del Domund, que se celebró el pasado sábado por la tarde en el templo de la Sagrada Familia de Barcelona, acto presidido por Mons. Juan José Omella, arzobispo de Barcelona. Desde su condición de no creyente, ha reconocido que la entrega de estos cristianos ilumina la oscuridad y aumenta el deseo de tener cerca a Dios. La periodista ha defendido que el mensaje cristiano es fuente de humanidad, y ha reivindicado que la llamada del Papa Francisco a salir es una llamada universal.
“No soy creyente”, afirmó con sinceridad Pilar Rahola al empezar el pregón del Domund. “Esta dificultad para entender la divinidad no me impide ver a Dios en cada acto solidario, en cada gesto de entrega que realizan tantos creyentes, precisamente porque creen”. La periodista se preguntó qué deben de sentir los cristianos que les sacude de esa forma y les mueve a salir de su casa e ir a “aquellos agujeros negros del planeta que no salen ni en los mapas”. Según explicó, esta entrega constituye una gran revolución, que ilumina a la sociedad en los tiempos convulsos que vivimos. “El comportamiento de estos creyentes, que entienden a Dios como una inspiración de amor y de entrega, es un faro de luz, ciertamente, en la tiniebla”.
Pilar Rahola explicó el doble trabajo que llevan adelante los misioneros: la evangelización y la caridad cristiana. La periodista denunció que la evangelización “ha sufrido los ataques más furibundos, sobre todo por parte de las ideologías que se sienten incómodas con la solidaridad cuando se hace en nombre de Cristo”. “¿Por qué ir a ayudar al prójimo es correcto cuando se hace en nombre de un ideal terrenal, y no lo es cuando se hace en nombre de un ideal espiritual?”, se preguntaba. Ante eso, reivindicó la importancia de la evangelización como fuente de civilización, que entronca con los derechos humanos. “Desde mi condición de no creyente quiero decir que la misión de evangelizar es, también, una misión de servicio al ser humano”, señaló. “El mensaje cristiano es una poderosa herramienta transgresora y revolucionaria, la revolución del que no quiere matar a nadie, sino salvar a todos”.
En cuanto a la caridad cristiana, Pilar Rahola defendió que es el motor que ha movido a millones de cristianos a lo largo de toda la historia a salir de su comodidad para ayudar a los invisibles. “¡Quiénes somos nosotros, gente acomodada en nuestra feliz ética laica, para poner en cuestión la moral religiosa, que tanto bien ha hecho a la humanidad!”. La pregonera hizo especial mención a Isabel Solá (misionera que fue asesinada en Haití en septiembre de este año), y a los misioneros muertos por causa del ébola en 2014, quienes muestran el ideal del misionero, que es la entrega total. “Si Dios es el responsable de tal entrega completa, cómo no querer que esté cerca de nosotros, incluso cerca de aquellos que no conocemos el idioma para hablarle”.
Finalmente, la pregonera del Domund reconoció que no creer en Dios es algo triste, ya que conlleva soledad ante la muerte. “Pero soy una creyente ferviente de todos estos hombres y mujeres que, gracias a Dios, nos dan intensas lecciones de vida, apóstoles infatigables de la creencia en la humanidad”. Pilar Rahola explicó que la llamada del Papa Francisco a salir de la propia tierra, que ha inspirado el lema del Domund de este año, es una llamada que “nos interpela a todos: los creyentes, los agnósticos, los ateos, a los que sienten y a los que dudan, a los que creen y a los que niegan, o no saben, o querrían y no pueden”. Pilar Rahola terminó el pregón afirmando que “las misiones católicas son una ingente fuerza de vida, un inmenso ejército de soldados de paz, que nos dan esperanza a la humanidad, cada vez que parece perdida”.
El acto contó con la intervención del director de Obras Misionales Pontificias, Anastasio Gil y, con un vídeo enviado desde Irak por el periodista Josep Cuní y Llaudet, encargado de presentar a la pregonera. Después de la interpretación musical del coro de cámara Francesc Valls, el arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, hizo una breve reflexión sobre el lema del Domund “Sal de tu tierra”, e impartió la bendición.
Con este pregón, se cierra la primera etapa del Domund, que se ha celebrado en Cataluña. Esta semana comienza la recta final de esta campaña, que culminará con la celebración el domingo 23 de la Jornada Mundial de las Misiones, día en el que se recuerda, se reza y se homenajea a los misioneros, y se ayuda económicamente a los 1.111 territorios de misión.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...