17 oct. 2012

Benedicto Sánchez, Misonero en Angola

Les transcribimos la entrevista realizada al P. Benedicto Sánchez para la revista diocesana Día 7.
Hoy os invitamos a gozar con la entrevista al P. Benedicto, que ha vivido 17 años en Angola y ha contribuido al proceso de paz de este pueblo. Podíamos definir a nuestro invitado como un ser portadores de paz, criatura de Dios para la reconciliación en Angola.

Angola, después de sufrir 30 años de guerra, lleva 10 de paz, con el esfuerzo por cambiar la mentalidad de los ciudadanos: la división, en unidad; el miedo, en seguridad; la destrucción, en producción; la venganza, en respeto.

D.M. ¿P. Benedicto, queremos que nos cuente un poco de sus orígenes?

P. Benedicto: Nací en Navalcán, provincia de Toledo en 1951; en 1974 ingresé en la Congregación del Espíritu Santo en Castrillo de Vega (Burgos).

D.M ¿Nos cuenta cómo y cuándo descubrió su vocación a la misión ad gentes?

P. Benedicto: En el Noviciado, según iba escuchando el testimonio de los Misioneros que venían de África. Las historias que contaban me llenaban de admiración y el fuerte deseo de partir a las Misiones

D.M ¿Desde Toledo hasta Africa, ¿cúales fueron las primeras impresiones?

P. Benedicto: la buena acogida, la alegría festiva de las celebraciones y el agradecimiento de las personas. La necesidad que tenían los cristianos de poder celebrar la Eucaristía, la Confesión, el Bautismo, por eso, cuando el Misionero visitaba una aldea, era un día de fiesta.

D.M.¿Cómo ha luchado por vivir la bienaventuranza: “Dichosos los que trabajan por la paz”…en Angola?

P. Benedicto: En el acogimiento a los huérfanos de guerra, a los refugiados y en el acompañamiento de los jóvenes soldados mutilados. Acogerles, ayudarles y acompañarles fue una preocupación constante, a veces, sin tener mucho que ofrecerles, lo importante era estar cerca de ellos.

D.M ¿Cómo explicaría a los cristianos de Astorga la palabra reconciliación?

P. Benedicto: Que veamos nuestras diferencias como una riqueza y una necesidad que tenemos unos de otros y no como una amenaza que nos tengamos que defender. También es bueno caminar juntos ayudándonos unos a otros en las dificultades por las cuales pasamos. Que no seamos rencorosos y tengamos capacidad para perdonar y salir al encuentro del que necesita de mí.

D.M. ¿Qué ha significado para usted vivir 20 años en Africa?

P. Benedicto: Descubrir la alegría de Anunciar el Evangelio en las Comunidades. Dar valor a la amistad, saber conservar las cosas necesarias: comida, medicamentos, ropa… Relativizar situaciones cuando las cosas no salen como las he programado. Un respeto muy grande por los africanos que encuentro en España.

Agradecemos al P. Benedicto sus palabras en este octubre misionero en nuestra diócesis de Astorga. Gracias por su testimonio en favor de la paz.

Julio Falagán. Delegación Diocesana de Misiones




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...