14 nov. 2014

Toda mi vida ha sido un júbilo constante

Francisco Codesal es de Moratones de Vidriales se encuentra viviendo su misión en Iquitos, Perú...
"Por mi experiencia personal, puedo afirmar que la promesa de Jesús a sus discípulos de darles el ciento por uno a quienes dejen padres hermanos, bienes materiales, patria etc, por amor al Reino y a su persona, ya se ha cumplido en mi larga vida de misionero Solo me queda recibir, como decía San Pablo, al final de su vida, “la vida eterna, que el padre nos tiene preparada…

Agradezco al Señor por la gran riqueza recibida en los cinco primeros años entre los papúas de N.G, Sobre todo con los niños y jóvenes de nuestros internados, tanto en Senopi, como en Fakfak. La misma enfermedad de Malaria que sufrí por tres veces, fue como una vacuna que me inmunizó para toda mi vida...
Durante los 45 años vividos en el Vicariato Apostólico, siempre he recibido más de lo que yo les he podido dar en mis visitas a las comunidades ribereñas, en mi trabajo pastoral parroquial; en mis relaciones con los grupos, con los enfermos, etc Siempre he tratado de compartir mi amor con ellos y he recibido mucho amor de todos ellos. A quienes me han preguntado sobre mi jubilación, lo único que les he respondido: toda mi vida ha sido un júbilo constante. Gracias a Dios. Que el Señor les bendiga a todos".
P. Francisco Codesal OSA


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...